Skip to main content

Hoy en día existe la idea generalizada de que todo es relativo, opinable, de que no existe una verdad o un hecho independiente de la percepción personal. ¿Cuál sería una respuesta inteligente a esta creencia?

¿No será que todos somos tan personalistas que lo que veo, o lo que usted ve, es la única verdad? ¿No será que mi opinión y la suya son los únicos hechos que aceptamos? Éste es el significado de la pregunta: que todo es relativo; la bondad es relativa, la maldad es relativa o el amor es relativo. Si todo es relativo (o sea, no es la verdad absoluta o total), entonces nuestras acciones, nuestras muestras de afecto, nuestras relaciones personales son relativas; podemos terminarlas cuando queramos o cuando dejen de satisfacernos.

¿Existe la verdad aparte de la creencia y de la opinión personal? ¿Existe algo como la verdad? Esta pregunta ya fue formulada en la antigüedad por los griegos, los hindúes y los budistas. Uno de los hechos curiosos de las religiones orientales es que se aceptó el fomentar la duda -dudar, cuestionar-, mientras que, en las religiones occidentales, contrariamente, se condenó; se le llama herejía.

Debemos averiguar por nosotros mismos, aparte de las opiniones, percepciones y experiencias personales, que siempre son relativas, si hay una percepción, un ver, que sea la verdad absoluta, no relativa. ¿Cómo lo averiguamos? Si decimos que las opiniones personales y las percepciones son relativas entonces no hay nada como la verdad absoluta; todo es relativo. Por consiguiente, nuestro comportamiento, nuestra conducta, nuestra manera de vivir es relativa, es informal e incompleta; no es total y, por tanto, es fragmentaria.

¿Cómo podemos averiguar si existe algo como una verdad que es absoluta, que es completa, que nunca cambia dependiendo de opiniones personales? ¿Qué hará nuestra mente, nuestro intelecto, nuestro pensamiento para averiguarlo? Estamos preguntando algo que requiere muchísima investigación, requiere una acción en nuestra vida cotidiana y dejar de lado aquello que es falso; ésa es la única forma de avanzar.
Si tenemos una ilusión, una fantasía, una imagen, un concepto romántico acerca de la verdad o del amor, ése es, justamente, el verdadero obstáculo que nos impide seguir adelante. ¿Podemos investigar seriamente lo que es una ilusión? ¿Cómo surge una ilusión? ¿Cuál es el origen? ¿No nos indica que estamos tratando con algo que no es real?

Lo real es aquello que está sucediendo, ya sea que lo llamemos bueno, malo o indiferente; es lo que realmente está ocurriendo. Cuando somos incapaces de enfrentarnos con lo que en realidad sucede en nuestro interior, creamos ilusiones para escapar de eso. Si uno no quiere afrontar la realidad tal y como es, o se siente temeroso de ella, al eludirla crea la ilusión, crea una fantasía y una actividad imaginaria alejada de la realidad. La palabra ilusión significa ´alejarse de la realidad, de lo que es´.
¿Podemos evitar este momento, este escape de la realidad? ¿Qué es real? Lo real es aquello que está sucediendo, incluyendo las respuestas, las ideas, las creencias y las opiniones que tengamos. Si las enfrentamos no crearemos ilusiones.

Las ilusiones sólo pueden surgir cuando hay un movimiento para alejarse del hecho, de lo que está sucediendo, de lo que realmente es. Para comprender lo que es, no debe inferir nuestra opinión personal, que siempre juzga, sino observa simplemente. Pero no podemos observar lo que en realidad está sucediendo si nuestra creencia o condicionamiento juzga lo que observamos; porque eso impide comprender lo que es.

Si pudiéramos mirar lo que en realidad está sucediendo, entonces evitaríamos por completo cualquier forma de ilusión. ¿Es posible hacer eso?
¿Podemos realmente observar nuestra dependencia, ya sea de una persona, de una creencia, de un ideal o de alguna experiencia que nos haya estimulado enormemente? La dependencia, inevitablemente, siempre crea ilusión.

De manera que la mente ha dejado de crear ilusiones, de tener hipótesis y alucinaciones, de querer aferrarse a experiencias de lo que llamamos la verdad, ahora ha generado orden en sí misma; tiene orden. Al no estar confundida debido a las ilusiones, engaños y alucinaciones, la mente ha perdido la capacidad de generar ilusiones. Por tanto, ¿qué es la verdad? Los astrofísicos, los científicos, están usando el pensamiento para investigar el mundo material que los rodea; están yendo más allá de la física, mucho más allá, pero siempre hacia lo exterior. Sin embargo, si uno empieza a ir hacia lo interior, verá que el ´yo´ y el pensamiento son también materia. Si uno puede ir hacia lo interior, moviéndonos de un hecho a otro, empezará a descubrir lo que está más allá de la materia. Entonces, si uno lo hace, eso que es la verdad absoluta está ahí.

De las conversaciones con el MAESTRO espiritual:
J. KRISHNAMURTI

dmaster

Author dmaster

More posts by dmaster

Leave a Reply